Conejos Apaleados y Chinchillas Electrocutadas por su Pelaje en Rusia, Actúa

December 4, 2019
Artículo gracias a PETA Latino

PETA y sus filiales internacionales han estado exponiendo durante décadas la horrible crueldad hacia los animales en las granjas peleteras de todo el mundo. Y hoy, una nueva mirada dentro de las granjas peleteras de Rusia revela que los animales siguen sufriendo terriblemente: se ve a un trabajador golpeando a conejos en la cabeza con un tubo de metal y decapitándolos mientras aún están vivos. Las chinchillas gritan durante su electrocución dolorosa y prolongada. Los animales aterrorizados se encogen de miedo en las jaulas de alambre sin ningún lugar donde esconderse ni posibilidad de escapar. Su terror es palpable.

Así es como se hacen las pieles. Y si quieres vestirlas, esto es lo que financias. Si ves que alguien las viste y no dices nada, estás traicionando a los animales que padecen todo esto.

El nuevo video de PETA expone a las instalaciones de Rusia donde los animales son criados y asesinados por su pelaje. Una de estas gigantescas operaciones tenía 700 jaulas con 2.000 animales encerrados en tan solo un cobertizo. La rampante crueldad documentada por el testigo es una pesadilla, pero para los animales mismos, es terriblemente real.

En una instalación se puede ver a un trabajador que saca a conejos de una jaula agarrándolos de sus sensibles orejas para luego golpearlos en la cabeza con un tubo de metal en un brutal intento de aturdirlos. Después los cuelga por las piernas boca abajo y los decapita con un cuchillo, a pesar de que algunos siguen vivos, mientras otros conejos aterrorizados observan. Al menos un conejo estaba tan aterrado que perdió el control de su vejiga.

En otra instalación, las chinchillas enjauladas veían a las demás mientras eran electrocutadas. Una gritó y luchó por su vida durante más de un minuto durante una electrocución mal realizada. Según un trabajador, las abrazaderas no estuvieron bien colocadas, entonces el animal no fue aturdido apropiadamente, lo que prolongó la terrible experiencia. Luego, un trabajador crudamente le rompió con sus dedos el cuello a la chinchilla mientras seguía aún con vida.

En estas instalaciones, los trabajadores ni se preocuparon por verificar que los animales estuvieran inconscientes antes de decapitarlos o romperles el cuello.


Un testigo observó que los animales usados para crianza y que esperaban su asesinato estaban confinados en estrechas jaulas con malla de alambre llenas de heces y pelos. En una instalación, los animales enjaulados estaban a la intemperie, expuestos a los elementos, mientras que en otra tenían a las chinchillas en completa oscuridad en un ambiente con un fuerte hedor y sin ventilación mientras los trabajadores no estaban presentes. Las martas cibelinas y los visones caminaban frenéticamente de un lado al otro, exhibiendo un comportamiento estereotípico que es un signo de locura inducida por el cautiverio.

Un zorro aterrorizado, que en la naturaleza es tímido y solitario, se agachaba en la parte trasera de una jaula que no ofrecía lugar para esconderse y en otra instalación, una chinchilla que parecía estar ciega fue sin embargo forzada a reproducirse. Un trabajador dijo que el animal se había lastimado el ojo pero que no era algo importante.


Según un trabajador, al menos una de las instalaciones es proveedora de Kopenhagen Furs, compañía que se describe a sí misma como la mayor casa de subasta de pieles del mundo. Y otra granja peletera proveyó pelaje a la casa de subasta de pieles global Saga Furs. Por supuesto que independientemente del país de origen, ya sea Rusia, China, Canadá, Finlandia, EE.UU. o cualquier otra parte, todas las pieles implican una crueldad, terror, dolor, sufrimiento y muerte horrorosos. Por favor, ayuda a los animales como los que has visto en este exposé no comprando nunca pieles. Y muestra por favor este video a más personas.

Y haz todavía más: Nordstrom sigue vendiendo pelaje proveniente de países como Rusia y China, donde los testigos vieron mientras los conejos eran desollados vivos.

Subscribe to our Digital Magazine

receive our latest issue delivered right to your mailbox
Email address