Veganismo vs salud – Union Vegetariana Española

February 21, 2020
Artículo gracias a Union Vegetariana

Vengo hoy a desmentir uno de los mayores mitos del veganismo y es que, claro, si eres vegano, obviamente vas a ser delgado y estar sanísimo. Si eres vegano no te puedes constipar, no puedes tener un IMC de más de 21, y jamás vas a tener una enfermedad.

Bien, esto es rotundamente falso.

Si bien es cierto que el veganismo tiende a ser más saludable (sobre todo al principio cuando no conocemos las posibilidades de la dieta vegana y estamos aprendiendo únicamente aquello que vamos a dejar de comer), no tiene por qué y os voy a explicar cuál es el motivo.

Primeramente tengo que decir que aunque se hable de dieta vegana, el veganismo es un estilo de vida y no una dieta. Y es que muchas veces se confunde con el término anglosajón Plant Based Diet (PBD) o Whole Foods Plant Based Diet (WFPBD), que es desde el punto de vista de la nutrición, una dieta libre de productos animales, basada únicamente en plantas, pero no tienes por qué ser vegano para llevarla a cabo.

Para mí, el veganismo es un estilo de vida que una persona elije por conciencia animal, ambiental y social, es decir, es una decisión que afecta a la comunidad. Mientras que la PBD o WFPBD es una elección basada en la salud propia. Ninguna de las dos es mejor o peor que la otra, todas las elecciones son respetables, y en última instancia, ambas reducen el sufrimiento animal, la huella ambiental y me atrevería a decir que, la PBD es más libre de plástico. Es por eso que no son excluyentes, puedes ser vegano y plant based.

Pero entonces, ¿cuál es la diferencia entre ambas?

El veganismo, como ya he dicho, es un estilo de vida, es decir, engloba muchas más cosas más allá de la dieta. Engloba la manera de pensar y actuar en tu día a día con respecto a todo. La forma en que tratas a los demás animales, la forma en que te vistes, la forma en que limpias la casa, la forma en que cocinas, la forma en que te lavas y arreglas, la forma en que te mueves y viajas.

Si lo aplicamos únicamente a la alimentación, significa que se evitarán todos aquellos alimentos que conlleven explotación animal intencionada, ya sea en el producto final o en su procesamiento. No, ni las trazas ni la contaminación cruzada hacen a un producto vegano que deje de serlo. En este punto hay mucha controversia, pero eso es otro tema.

En el caso de la PBD, sí es un tipo de dieta que consiste en consumir productos únicamente de origen vegetal y que no estén procesados. Es una dieta basada en 100% comida real que es a su vez, vegana. A esta dieta se le han atribuido muchos beneficios para la salud ya que en ella se consumen grandes cantidades de frutas, verduras, legumbres, integrales y frutos secos. Con el aporte que eso conlleva en vitaminas, minerales, fitonutrientes, antioxidantes…

Entonces, ¿cómo hemos podido relacionar esto con ser más o menos saludable?

Según te interesas por el veganismo, al principio solo ves aquello que quieres dejar de comer, comienzas a leer etiquetas y ves que prácticamente todo lo que lleva etiquetas lleva también huevo, o algún tipo de derivado lácteo, algún conservante, o gelatina, manteca, etc. 

Entonces retiras de tu alimentación primeramente cosas como los embutidos, la bollería, y la mayoría de productos procesados y platos preparados porque suelen llevar en la mayoría de los casos productos de origen animal.

Así, te quedarás con alimentos que son comida real, materias primas, productos sin etiqueta como son las frutas, la verdura, el arroz, las legumbres, frutos secos…

Pero según avanzas e investigas, empezarás a darte cuenta de lo que sí es vegano, y es que las patatas fritas lo son, los nachos, también muchos de los cereales de desayuno, bebidas de soja de sabores extra azucaradas, ciertas galletas, el azúcar es vegano, el aceite es vegano, la harina es vegana. También la mayoría de salsas como el képchup, barbacoa, teriyaki, sweet chilli… Y los frutos secos fritos y salados.

Además de esto, tenemos cada vez más a nuestro alcance infinidad de procesados veganos desde salchichas y hamburguesas hasta pizzas y quesos que son almidón y aceite, pasando porque cada vez más cadenas de comida rápida están incluyendo en sus cartas versiones veganas de sus productos. 

Esto unido a que (gracias al cielo) estamos viviendo una expansión sostenida de empresas de restauración vegetarianas y veganas que hacen unos platos y unos postres que están de miedo.

Sin contar con que en casa podemos cocinarnos tartas veganas de 4.000kcal, y cualquier otro tipo de sustitutos veganos hipercalóricos, pues tenemos a nuestro alcance infinidad de vídeos en youtube y recetas por internet.

Porque algo que tiende a pasar es que infraestimamos el aporte calórico de los alimentos de origen vegetal. Si bien es cierto que al principio muchas personas tienden a comer menos calorías ya que aumentan el consumo de frutas y verduras y éstas son menos densamente calóricas que los productos de origen animal, no nos olvidemos de que los cereales y las legumbres tienen más de 300kcal por 100g en seco, y si nos vamos a los frutos secos o sus cremas y los aceites estaremos entre las 600-900kcal por cada 100g. Así que los alimentos de origen vegetal pueden ser altamente calóricos también.

Por tanto, una dieta vegana a día de hoy puede ser tan saludable o no como una dieta convencional. Cuanto más te bases en comida real y mejor te planifiques, más te acercarás a un estilo de vida saludable, pero si en tu dieta hay una gran presencia de ultraprocesados, veganos o no, son ultraprocesados, y no un garbanzo o una hoja de espinaca.

 

 

 

 

 

 

 

 

Cristina Casado

Dietista-nutricionista graduada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad de Valladolid y especializada en Nutrición Clínica y Deportiva Vegetariana y Vegana por el Instituto de Ciencias de la Nutrición y la Salud.

Para más información o contacto puedes enviar un mail a nutricion@unionvegetariana.org

Subscribe to our Digital Magazine

receive our latest issue delivered right to your mailbox
Email address